Entrada 12 – Ingria

Tripulante Ingria, jefa de personal médico
Ciclo 87
Sistema: 9º
Laestisa II: órbita de Valmeri

Archivo de escrito

Me llaman “jefa” por la necesidad de crear un puesto extra de personal médico, cuando Vellamo dejó la instrucción de vuelo por la medicina. Y ahora mismo, ese nombre me parece de lo más vacío. He intentado ayudar a la tripulación siempre que he podido. He tratado heridas, creado programas de habituación a gravedad artificial, analizado muestras de enfermedades genéticas, controlado brotes cancerígenos… Pero ahora le he fallado a Jorma. Y eso me supera.

Satu dice que tengo que olvidarlo. Que me centre en cuidar de Jorma y de Viljo, que la misión fracasaría sin mí, y que debo pensar en la tripulación. Lo intento, de verdad que lo intento. Es la primera vez que veo correr grave peligro a un miembro de la Laestisa. No, a un amigo. Y eso me hace preguntarme cosas.

He visto como un amigo ha estado a punto de morir. Un amigo, no un tripulante, no un oficial. Jorma es vital para la misión, su trabajo en ingeniería no tiene igual en la Laestisa, ni siquiera teniendo a Lumi. Pero cuando le vi estrellándose contra la lanzadera, no grite por la misión… Grité por él. ¿Me convierte eso en una mala yarvi? ¿En alguien desleal a todo lo que representamos? Hemos hecho un gran sacrificio. Nacimos en la Laestisa, pisamos mundos extraños para nuestros padres, pero no para nosotros. No tenemos hogar. El agua en la que pasamos los días está en piscinas y baños, no fluyendo en libertad como en Mermoa. Nuestra casa, nuestro mundo, no es nuestro. Era de nuestros padres, es de aquellos a quienes enviamos los diarios, yarvis desconocidos con los que jamás hemos hablado. He estado a punto de perder a un amigo. ¿Por qué?

En fin, Satu tenía razón al sugerirme que escribiese esto en el diario. Ha sido un buen desahogo.

Jorma se encuentra estable. El traje, gracias a la Madre, no sufrió daños mayores. El traumatismo hizo que perdiese momentáneamente la conciencia, y el suministro de oxígeno falló, lo que le provocó un nuevo desvanecimiento. Cuando lo llevé a la sala médica logré reanimarle y estabilizarle. Por el momento no hay daños relacionados con la pérdida de oxígeno.

En cuanto a Viljo, durante su estancia en Valmeri le picó un artrópodo desconocido. Kaarle logró capturar un espécimen similar, y está analizándolo por si hubiese complicaciones relacionadas con la picadura. No hay muestras de reacción venenosa, pero ha cogido algo de fiebre, nada reseñable. Por seguridad permanecerá en observación un tiempo.

Respecto al resto de los tripulantes de las lanzaderas, su estado de salud es óptimo. Tenían suficiente oxígeno y los trajes puestos por precaución. De algo tenía que servir la rigidez de Oskari.

Y tenemos un cuerpo sin vida en la cubierta superior, que creo que es algo que todos han olvidado. Hay que decidir qué hacemos con Kalevi, no podemos dejarlo allí.

Fin de la entrada.

Anuncios

Publicado el 27 noviembre, 2012 en Sin categoría y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: