Entrada 15 – Satu

Tripulante Satu, encargada de personal y salud mental
Ciclo 87
Sistema: 9º
Laestisa II: órbita de Valmeri
Archivo escrito

No tengo forma de comprobarlo, pero confío en que Ingria haya escrito en este diario sus dudas y pensamientos.

Después de estabilizar a Jorma y atender a Viljo, vino a mí en busca de ayuda. Lo que me contó, sus reflexiones, su individualidad, me alarmó tanto que decidí que lo mejor era que el diario tuviese constancia directa de la posible traición de Ingria. Ha sido una suerte que acudiese a mi habitación primero. Conseguí convencerla de que no hablase de ello con nadie más, pero eso no quita que esté poniendo en peligro la misión.

Que Kaarle tenga tanta individualidad, es algo que he dado por perdido. Su mismo temperamento, de desidia hacia el resto de la tripulación, hace que no suponga un problema. Como dije anteriormente, el comportamiento cínico y altivo de Kaarle es una bendición. Gracias a la Madre.

Pero que Ingria, una tripulante modelo, la madre de la tripulación, comience a mostrar síntomas de individualidad y dude de la misión es… inquietante.

Sobre Seppo, una vez más me ha sorprendido su entereza. Conoce la importancia de lo que hacemos, el significado de nuestro sacrificio y el de nuestros padres. Quizás por eso ha oficiado el ahogamiento de su padre, Kalevi, de manera ejemplar. El relevo generacional ha concluido.

Respecto a la misión en sí, he de decir que incluso yo tengo mis dudas sobre el paso a seguir a continuación. El equipo de investigación ha descubierto que los océanos de Valmeri son de agua salada. Creo que pocos sabían que el agua salada es espantosa para nosotros. Uno de los motivos de criarse en una nave, supongo.

Toda una paradoja. Un planeta repleto de agua, más incluso que Mermoa. Con una civilización inteligente y tecnológicamente avanzada. Y los valmeris no dan señales de vida, y su agua es venenosa. Seppo está perplejo. Desde que supimos la noticia, ha pasado todos los archivos de mitología e historia antigua a su panel personal, y compara los mitos de la creación de Valmeri con los descubrimientos de este planeta. Parece que esto le esté afectando más que el ahogamiento de su padre.

Y ahora, ¿qué hacemos? Si pudiese hablar directamente con vosotros, con Mermoa… Necesitamos órdenes directas. Aunque confíe plenamente en Oskari.

Desde luego, el contacto con los valmeris es ya casi obligado. Hemos destrozado un par de sus satélites, visitado su superficie, llamado su atención en las montañas, y ahora les hemos arrojado un cadáver al agua. El cual, por cierto, no han recogido y ha acabado perdiéndose en las profundidades de Valmeri. Es hora de contactar directamente con ellos.

Hay que bajar ahí abajo.

Anuncios

Publicado el 27 noviembre, 2012 en Sin categoría y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: