Entrada 16 – Lumi

Tripulante Lumi, oficial de ingeniería de comunicaciones
Ciclo 87
Sistema: 9º
Laestisa II: órbita de Valmeri

Archivo escrito

Jorma y Viljo han cenado hoy con nosotros. Ingria y Vellamo han aprovechado la ocasión para darnos una explicación preventiva sobre el efecto del agua salada. Por lo visto, hay pocos lagos de agua salada en Mermoa, la mayoría en el hemisferio sur, y allí apenas se pueden encontrar asentamientos yarvi.

Valmeri empieza a parecer un lugar espantoso. Ruidoso, según Viljo y Kaarle. Peligroso, según Miska y Jorma. Solitario, según mi opinión. A pesar de la enorme cantidad de vida, los restos de civilización que hay por doquier me transmiten una angustiosa sensación de soledad. Llevamos toda nuestra vida viajando de sistema en sistema, con la única compañía de la tripulación, y la intimidad de este diario. Pensaba que habíamos descubierto a otros seres como nosotros. Solos, ajenos a lo que hay fuera de su precioso mundo azul. Que apenas han arañado la superficie de la realidad, del espacio y sus secretos. Como nosotros, que a pesar de haber visto cosas maravillosas, somos ajenos a nuestra propia realidad, a Mermoa y a los yarvi.

Pero, ¿dónde están? Podríamos hacernos mutua compañía. Que ellos nos cuenten los secretos de su sociedad, la vida en un planeta. Y nosotros les ilustraremos con las maravillas del espacio, les mostraremos nuestra tecnología, y no volveremos a estar solos en nuestro viaje de vuelta a casa. Pero en realidad no quiero volver a casa. Quiero, quería, que este lugar fuese mi hogar. Mermoa no es más que un nombre, una promesa vacía que nunca llega. Cuando Seija y yo aterrizamos en Valmeri, en ese continente helado… ¡qué soledad! ¡Qué silencio! Nada, frío y trajes de supervivencia, oxígeno artificial, evitando a los seres que más ansío conocer. Solas, solas.

Y ahora que vamos en su busca, debemos evitar el agua. Ingria y Vellamo nos contaron que, con el agua salada, la piel se te agrieta, se cuartea. Las membranas de los dedos se te vuelven duras y quebradizas, y la piel oscura y ajada se te vuelve blanquecina si no te hidratas con agua dulce, te tira al principio y te duele al moverte al final.

Por suerte, la humedad ambiental de algunos lugares de Valmeri podría permitirnos aguantar más tiempo del habitual sin la necesidad de acudir al agua.

He hablado con Vellamo sobre esto. Después de la cena, pudimos tener un momento a solas en su habitación, e hicimos el amor en el agua. Cómo lo echaba de menos. Nuestros encuentros han sido cada vez más esporádicos desde que entramos en el sistema. Creo que coincide con el momento en el que Satu nos sorprendió abrazados en la piscina común. El caso es que nuestras tareas, desde entonces, han ido en aumento. Y después de todo lo que ha pasado en Valmeri…

Vellamo me dijo que no debía pensar así. Que encontraremos a los valmeris, que probablemente estuviesen bajo los océanos y visitasen de vez en cuando la superficie, donde las ciudades les esperan. Quizás tengan una cultura como la nuestra, y distribuyan sus ciclos entre el agua y la tierra, para venerar tanto al Padre como a la Madre. Nosotros… Es decir, los yarvi, viven a orillas de los lagos. Vellamo cree que ellos cambian de hábitat, y esa es la explicación al silencio de Valmeri aun cuando hay evidentes muestras de que existen. A lo mejor tiene razón. Quiere aprovechar para confirmar su teoría cuando bajemos. Investigar las ciudades para comprobar si no están en desuso. Creo que quiere impresionar a Seppo con un gran descubrimiento cultural. Cuando le recordé los peligros del agua que él mismo me había explicado, apenas le dio importancia. Basta con no acercarse al agua, si el ambiente es lo suficientemente húmedo, me dijo mientras volvía a besarme.

Tiene razón. A lo mejor me preocupo demasiado. Yo también quiero bajar, quiero encontrar a los valmeris, y que los brazos de Vellamo no sean mi único consuelo. De hecho debo bajar, Jorma no está en condiciones de hacerlo y necesitamos a un ingeniero allí abajo. Ya queda poco.

Y eso me recuerda que voy a despertar a Vellamo otra vez.

Anuncios

Publicado el 27 noviembre, 2012 en Sin categoría y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: