Entrada 24 – Kaarle

Tripulante Kaarle, Equipo de Investigación, biólogo
Ciclo 87
Sistema: 9º
Valmeri
Archivo de escrito

Recoger una sesión de disección sin poder tomar notas de voz es de lo más tedioso. Pero ya he terminado. Al menos con lo que he podido hacer sin más medios que mi cuchillo de muestras.
El oficial primero ha insistido en que escriba, además, los acontecimientos del día. Estoy cansado. Muy cansado. Pero no puedo dormir, y no parece que vayamos a movernos de aquí cuando Novena vuelva a salir. Al menos servirá para que la noche pase más rápido.

Seppo, Lumi y Vellamo encontraron a un valmeri en un antiguo edificio, cerca del lugar de aterrizaje. El encuentro fue hostil. Por la descripción que hicieron de la situación, es posible que el valmeri se encontrase en algún tipo de estado letárgico. Cuando se aproximaron a su escondite, se despertó y tardó un tiempo en reaccionar. Aunque su comportamiento fue hostil desde el principio. Trató de agarrar a Seppo, pero Vellamo lo impidió. Cuando decidieron marcharse del edificio, el valmeri ya estaba totalmente despierto, y les persiguió hasta la salida. Dos más se le unieron, saliendo de Aisyva sabe dónde.

Nos encontramos con ellos, y los valmeris casi se les echan encima. Pero al exponerse a la luz de Novena, parecieron desorientarse. Se detuvieron en seco y se taparon los ojos. Debieron estar mucho tiempo durmiendo… Pero, para nuestra consternación, se habituaron pronto a la luz. No sabíamos qué hacer. Lumi y Viljo sacaron sus armas y apuntaron, aún sin atreverse a disparar. Empezamos a discutir.

Seppo ordenó que bajasen las armas, algo que Viljo no toleró. Su primera vez al mando de un equipo, y no deja que nadie pretenda llevarle la contraria. El instructor insistía en decir que habíamos ofendido a los valmeris al entrar en un lugar sagrado para ellos. En ese momento aparecieron tres criaturas más del interior del edificio. Uno de los valmeris se estiró cuan largo era, y casi desencajándose la mandíbula, gritó. Un grito estremecedor. Agudo, gutural. Un chillido potente que hizo que los demás valmeris gritasen a su vez… Y que fue coreado por cientos de gargantas, por todas partes, extendiéndose por la ciudad como una llamarada. Fue espantoso.

Viljo disparó al cuerpo de la criatura, y con un rugido ésta se abalanzó hacia él. Hizo fuego dos veces más, apuntando a las piernas, y el valmeri cayó. Trató de levantarse, sangrando a borbotones, y murió. Los otros seres corrieron hacia nosotros. Viljo ordenó ir de vuelta a la lanzadera, y todos corrimos hacia el lugar de aterrizaje. Lumi y Viljo disparaban sus armas una y otra vez, y los valmeris recibían el fuego sin tratar de defenderse. Seguían corriendo hasta que morían de pie. No sienten dolor, apenas se cansan. Fuerzan su físico hasta su límite, si es que lo tienen. Solo quieren cazar.

Las puertas y ventanas de los edificios parecían estallar a nuestro paso. Por todas partes, los recién despertados valmeris salían a la calle destrozando los obstáculos que se lo impidiesen. Pronto nos cortaron el camino, y tuvimos que correr sin rumbo por las calles de la ciudad.

Una vez internados en la ciudad, aquello fue una locura. Avanzábamos sin rumbo, tratando de permanecer juntos. Entrábamos en una calle vacía, y de pronto aparecían más de esos seres, cortándonos el camino. A nuestra espalda aparecían nuestros perseguidores, y dábamos gracias a la Madre por cada callejón que encontrábamos para poder salir. Y los gritos. Cada vez que un grupo nos descubría, varios nos atacaban mientras uno gritaba, sin duda alertando a más valmeris de nuestra presencia.

Hemos despertado a una ciudad que quiere darnos caza.

Logramos despistarlos durante un momento. Desfallecida por el cansancio, Seija se dejó caer sobre la puerta de un edificio que, casualmente, cedió. Seija cayó al suelo, y un valmeri surgió del umbral de la puerta. Lumi le disparó en la cara a bocajarro, y la criatura murió al instante. Entramos en el edificio, justo a tiempo. Encogidos, pegados unos contra otros, contuvimos la respiración mientras oíamos a los valmeris correr de un lado a otro, habiéndonos perdido de vista.

Cuando todo quedó en silencio, solo roto por los gritos ocasionales de esas criaturas, Lumi y Viljo se internaron en la estancia para asegurar la zona. Solo cuando confirmaron que estábamos solos, nos permitimos relajarnos y descansar.

Y ahora vienen las preguntas. A cada uno las suyas. Yo no voy a cuestionarme, como está haciendo Seppo, si estos seres han podido levantar esta civilización. O si son los valmeris que buscamos. No hay más que ver el lugar en el que estamos. Hay decenas de estanterías repletas de alimentos, agua embotellada y otro tipo de bebidas y objetos. No sé si se trata de una especie de almacén, pero Seija no podría haber caído en mejor sitio. Y estas criaturas salvajes no pueden haber planeado y construido esto.

Estos seres están sucios, llevan ropas mugrientas, y apestan. Los valmeris de las imágenes que hemos visto en diversos papeles que hemos encontrado, son limpios y sonrientes. Entonces, ¿qué puede haber llevado a una especie inteligente, a convertirse en algo así? Porque, sin duda, estos seres son valmeris. Pero tanto Vellamo como yo, pensamos que deben haber sufrido algún tipo de trastorno o enfermedad.

Revisamos las imágenes de las encuadernaciones que hay en una de las estanterías, y encontramos información de toda clase. Pero lo más importante para nosotros en ese momento era hacernos una idea de cómo sería un valmeri físicamente en su estado natural. Con esa idea en la cabeza, cogimos a la criatura que había matado Lumi al entrar, y lo preparamos para diseccionar.

Resulta ser una especie interesante. No por novedosa, sino por similitud. De no ser por diferencias fenotípicas, casi diría que estaba diseccionando un yarvi. Carecen de alguno de nuestros órganos, pero es natural. Nuestra evolución no es la misma que la suya, por ser Mermoa distinto a Valmeri. Aunque, como ya he dicho, las diferencias no son tan remarcables como cabría esperar de una especie alienígena. Por ejemplo, les falta un órgano adherido al estómago para asimilar sustancias venenosas y obtener sus nutrientes. Pero, obviamente, no les hace ninguna falta. Habría que analizar muestras en el laboratorio de todas formas. Esto es apenas un informe visual.

En cuanto a características físicas, los valmeris carecen de extremidad subespinal. Es decir, no tienen cola como nosotros. Tienen algo de vello en el cuerpo, especialmente en cara, axilas e ingles; y mucho pelo, más duro y largo, en la cabeza. Su piel es algo más blanda, aun teniendo una capa lipídica bajo ella, como nosotros. El tono de la piel es claro, en lugar del azul grisáceo yarvi. Pero hemos visto imágenes de valmeris con otros tonos de piel, así que aún no he sacado nada en claro. No tienen membrana interdigital en las manos ni en los pies, y carecen de doble párpado. Por todo ello, casi podría asegurar que son el resultado de una posible evolución de los yarvis en tierra, en lugar de en agua.

Sea como sea, el cuerpo parecía estar sano. En una mezcla entre curiosidad y miedo, abrimos el estómago. Lo encontramos prácticamente vacío, con restos de una plasta maloliente mezclada con jugos gástricos. Pensamos que tomó mucho alimento antes de entrar en letargo, y que despertaría de forma natural al quedarse sin reservas. Una especie de hibernación. Solo que nosotros hemos acelerado su búsqueda de alimento…

Aún estoy convencido de que estos valmeris no están actuando con normalidad. No tiene sentido, viendo su tecnología y adivinando su comportamiento. El problema debe estar en el cerebro. Y Lumi ha convertido el de este valmeri en un puré de masa encefálica y huesos.

No lo he hablado con Viljo, y le he advertido a Vellamo para que mantenga la boca cerrada. Conociéndole a él y a Satu, nos mandarían fuera en busca de otro valmeri con el cerebro intacto.

Y no pienso apostar mi pellejo por nada que no sea salir de aquí con vida.

Anuncios

Publicado el 10 diciembre, 2012 en Sin categoría y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Enhorabuena, ha cubierto usted las necesidades de sus lectores en la medida de lo posible. Parece que la espera mereció la pena =)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: