Entrada 28 – Satu

Tripulante Satu, encargada de personal y salud mental
Ciclo 87
Sistema: 9º
Valmeri
Archivo de audio [Transcrito] y escrito

– Y aun así, en tu situación, sigues pensando lo mismo.

No, no lo pienso. Lo sé, capitán.


– ¿Que tu deber es morir allí abajo?


Si tengo que hacerlo, sí. Debemos salir de esta ciudad y volver a la Laestisa, o de lo contrario morirán demasiados tripulantes para que la misión pueda continuar. Eso es inadmisible. Y volver con las manos vacías es contraproducente. El equipo de investigación debe llevar un unaiti a la Laestisa.


– ¿Has perdido el juicio?


No comprendo lo que te retiene, capitán. ¿Por qué no estás aquí abajo con tu tripulación? Así sería más fácil.


– Sabes muy bien que no puedo dejar la Laestisa sin un piloto.


¿Jorma?


– El oficial Jorma pilota lanzaderas, no naves como esta. Además, está trabajando aun sin estar del todo recuperado, para habilitar una lanzadera y bajar para salvaros.


Tonterías. Más riesgos para la misión. Podríamos perder una lanzadera y un oficial al mismo tiempo.


– A un oficial. ¿Y si bajase Ingria?


La jefa Ingria es prescindible. Vellamo se desenvuelve bien en el campo de la medicina, podría sustituirla.


– Eso es de lo que te hablaba. Dime, ¿planteaste tú ese sistema, o cumples órdenes?


Era la única opción lógica, Oskari. No hacemos ningún sacrificio por la misión, nosotros somos la misión. Hemos sido concebidos con el objetivo de alcanzar la excelencia yarvi. De llegar allá donde ninguna civilización ha llegado. Nuestros padres hicieron la mitad del trabajo, pero tenían otra misión. Preparar a la mejor generación de yarvis que haya existido jamás. Eliminar emociones inútiles como el amor y el odio. Extirpar la individualidad que solo retrasa el avance de una comunidad que podría ser perfecta, con un solo objetivo común.


– ¿Y crees que lo habéis conseguido?


Creo que lo hemos conseguido. Por supuesto.


– ¿Y qué hay de Kaarle? De Lumi y Vellamo. De Jorma, que abandonó Valmeri en cuanto hubo señales de peligro.


Kaarle está controlado. Su propia individualidad le general un sentimiento de superioridad hacia el resto de la tripulación. No supone un problema, pues no hablará de eso con nadie. La relación de Lumi y Vellamo se contempló como una posibilidad, entre los dos miembros más jóvenes de la tripulación. No parece haber generado dudas en el resto de los tripulantes. Y la situación en las montañas, es una respuesta que podría considerarse exitosa. Salvó a un miembro del equipo de investigación, y las muestras que habían ido a recoger.


– Veo que lo tienes todo bien atado. Y todo ello queda bien recogido en el diario, ¿no es así?


Esa es la mejor parte. El diario es la mejor herramienta con la que contamos para la consecución de la misión. No es solo informa a Mermoa de nuestros avances y descubrimientos, sino que también evalúa el éxito de nuestra generación. Demostrará que somos todo aquello que se esperaba que fuésemos.


– Y un instrumento de denuncia.


Los errores deben ser recogidos también, claro.


– ¿Nos has denunciado alguna vez?


Mi deber es reportar fallos en la consecución de la misión.


– ¿Me vas a denunciar a mí?


Capitán, me sorprendes. Pensaba que eras un yarvi excepcional, una inspiración para la tripulación. Un gobernante de acero.


– Entonces puedo ser la muestra de que tu misión no existe. De que la perfección yarvi radica en ser quienes somos. Que somos mejores yarvis por haber despertado nuestra conciencia, por ser capaces de preguntarnos quiénes somos, pese a haber sido educados para ignorarnos a nosotros mismos.


Es… interesante. Continúa.


– El diario es un fracaso, Satu. Nunca lo he utilizado para plasmar mis pensamientos. He de reconocer que siempre le he tenido miedo. Le tengo miedo a Mermoa, a ti, a lo que pueda pasar cuando regresemos. A ser considerado un traidor. Por eso me siento culpable de callar ante mis compañeros.


¿A qué te refieres?


– Satu, pocos han utilizado el diario como pensabas que lo harían. El equipo de investigación sí que lo utiliza como una herramienta de trabajo, para recoger sus estudios y descubrimientos. Pero alguna vez he escuchado a Lumi desahogándose ante el diario. Auto-denunciándose. Seppo se plantea sus teorías en voz alta, sirviéndose del diario. Yo me mantuve al margen, dejándolo para detalles técnicos y reflexiones propias de un capitán. Pero debería haber avisado al resto. Decirles que es peligroso mostrar esa autonomía.


Entonces, ¿por qué me cuentas esto a mí?


– Tu situación es crítica. Estás atrapada en la ciudad, puedes morir mañana, o mientras estamos hablando. Confiaba en que hubieses reflexionado.


No. No al principio, al menos. Aunque reconozco que me has hecho pensar.


– Es un avance. ¿Puedo confiar en ti, Satu?


Sí, capitán. Es interesante tener a alguien con quien discutir un punto de vista diferente. Pero no te equivoques, Oskari. Nuestra misión requiere que seamos todo lo que la civilización yarvi puede dar. De lo contrario fracasaremos. Cualquier intento de boicotear esto, es traición. No solo somos la siguiente generación de la Laestisa. Somos el fruto de un experimento mucho mayor.


– ¿Un experimento? En el nombre de Aisyva, ¿de qué estás hablando?

Será la próxima vez, capitán. Reflexionaré sobre lo que me has dicho, lo prometo. Pero nos quedamos sin tiempo, se va a cortar la comunicación.

– Más te vale estar en el mismo lugar la próxima vez, Satu. No te muevas, no hagas nada que llame la atención de los unaitis. No quiero que tengas ninguna excusa para no hablar en cuanto la comunicación sea posible.


Recibido, capitán.


– Es una orden.

[Comunicación interrumpida]


Siento haber dado tantos detalles, pero necesito que el capitán Oskari confíe en mí la próxima vez que hablemos. Ha sido tan sorprendente… No he podido recoger la conversación desde el principio, no he sabido reaccionar a tiempo. Por suerte, no se ha dado cuenta de que la conversación ha sido parcialmente recogida en el diario.


Mientras recopilo más información, queda constancia de que el capitán Oskari es un traidor.


Anuncios

Publicado el 16 diciembre, 2012 en Sin categoría y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: